¿Cuál es tu turrón Picó preferido?

El turrón de Jijona y el de Alicante son quizás los turrones más famosos, aunque muy cerca de esta categoría estarían el turrón de yema tostada, el de chocolate con almendras, el de frutas -cuya fotografía ilustra este post- o el turrón de guirlache con ajonjolí. Seguramente alguno de estos sea tu turrón favorito, pero también puede ser que tus gustos se encaminen hacia otro tipo de turrones que introducen matices de sabores diferentes.

Por ejemplo, en Jijona nos gusta mucho el turrón a la piedra, que es una variedad poco conocida de turrón que se caracteriza por su textura, tan blandita que incluso se puede comer con cuchara. Otras opciones son el turrón de coco, el de natanueces, el turrón de mazapán con pasas al moscatel o el turrón de crema catalana.

El chocolate está presente en diferentes turrones: negro crujiente,  crujiente con galleta maría, trufado, al whisky, al cointreau, trufado a la fresa, mazapán a la naranja bañado al chocolate, chocolate con guindas al licor, coco bañado al chocolate o chocolate crujiente con picolatinas.

En nuestro catálogo podrás encontrar también propuestas innovadoras como un turrón de almendras con frambuesas, así como los sabores que son novedad este año: el turrón de yema a la naranja o el turrón de cristal.

¿Has elegido ya tu turrón favorito? Cuéntanos cuál es.

Lotería, turrón y uvas: ilusiones de Navidad

22 de diciembre. El soniquete del sorteo de  la Lotería de  Navidad se convierte en la banda sonora del desayuno. Sabemos que lo más probable es que no nos toque un euro pero, aún así, la ilusión nos acompaña durante toda la mañana. ¡La Navidad queda oficialmente inaugurada!

Pasa lo mismo con la tradición de vestir una prenda de color rojo para despedir el año, comerse doce uvas para llamar a la suerte o dejar los zapatos debajo del árbol, junto a un vaso de leche y algún dulce, para que los Reyes Magos de Oriente no se olviden de dejarnos regalos. Hemos crecido pero seguimos manteniendo viva la fantasía y nos esforzamos por conservar todas estas costumbres, aunque sean más antiguas que el turrón.

¿O acaso la Navidad no es esto, dejarnos llevar por la alegría colectiva, aplazando  durante unos días las preocupaciones? Por eso, desde Turrones Picó deseamos que paséis unas felices fiestas, llenas de sueños, de ilusión y que el 2018 sea un año muy dulce para todos.

 

 

 

El alma de la Navidad

Hace unos días -concretamente el pasado 6 de diciembre- estrenamos el nuevo anuncio de televisión de Turrones Picó, el primer spot renovado desde el año 2007 y, aunque es totalmente nuevo, su esencia es prácticamente la misma de los  anuncios anteriores.

Hemos querido mantener ese aire de tradición y nostalgia que invade la mayoría de hogares en Navidad y, es que, por algo el turrón es eso: tradición y recuerdos. Estamos seguros de que cada sabor, cada tableta de turrón Picó, os evoca una vivencia de la infancia o en familia.  Cada uno tenemos un favorito porque nos rememora ese viaje de invierno con amigos o esa escapada imprevista que al final se convirtió en la mejor aventura.

El turrón  y los dulces navideños nos trasladan al momento de colocar el árbol de Navidad y de sacar la figuritas del Belén, de llenar la casa de espumillón y de luces de colores. Al momento de preparar la mesa para  nuestros seres queridos, aquellos con los que queremos compartir las noches más especiales del año.

Este nuevo comercial pretende ser un homenaje a las madres, que en muchas familias son las que mantienen el alma de la Navidad, aunque eso no quiera decir que sean las únicas, porque siempre intervienen los padres, los abuelos, los tíos o los hijos, especialmente los más pequeños, cuya ilusión se desborda en esta época.

En el nuevo anuncio no hemos querido olvidarnos del entrañable abuelo con su maza, la herramienta básica para picar la almendra que compone nuestros turrones. El abuelo es el personaje que mejor nos identifica. Es verdad que spots de televisión hay muchos, pero “el abuelo de Picó” solo uno.

Los que tampoco pueden faltar en Navidad son los villancicos. Esa música alegre y pegadiza que nos convierte de nuevo en niños de pandereta y zambomba, entonando -o desentonando, ¡qué más da!- cancioncillas que se repiten hasta la saciedad.

Esperamos que cuando veáis nuestro nuevo anuncio en televisión os acordéis de vuestra mejor Navidad. Desde Turrones Picó deseamos que estas fiestas comáis mucho turrón, que cantéis muchos villancicos y viváis tantas buenas experiencias que se conviertan en buenos recuerdos.

¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

 

¿Cómo se hace el turrón de Jijona?

El proceso de elaboración del turrón de Jijona conserva un marcado carácter artesanal respetuoso con la tradición. Te sorprendería ver cómo se hace, porque a pesar de que se trata de un producto que exportamos a medio mundo, en su proceso de elaboración sigue estando muy presente la mano del hombre para prácticamente todas las fases.

Lo primero que se hace es cocer la miel. Para ello, se vierte esta en un recipiente que se llama «mecánica» junto al azúcar, y posteriormente se añaden también las almendras. El maestro turronero supervisa en todo momento la evolución de la mezcla y cuando considera que está en el punto óptimo se extrae y se deja enfriar.

El siguiente paso será llevar esta mezcla al molino, donde la piedra hace que la masa quede refinada y con la textura adecuada. De ahí se lleva al boixet, que es quizás la máquina más característica del proceso de elaboración del turrón. Se trata de una especie de mortero grande donde el llamado boixet sacude una y otra vez la mezcla al mismo tiempo que se le aplica calor.

El maestro turronero dirá cuándo se puede sacar del boixet, aunque antes de hacerlo se echarán los trocitos de almendra para hacer el turrón granulado. Una vez se saca de los boixets, la masa se mete en moldes y se deja reposar durante un par de días para que se enfríe y libere todo el aceite sobrante. A continuación, se envasa y ya tenemos el producto preparado para llevarlo a tu tienda de confianza y que lo disfrutes.