Terra Viva y nuestros Bee&Bee

Terra Viva y nuestros Bee&Bee

¡Esta semana salimos en la tele!

Los productores del programa Terra Viva, que se emite cada día a las 13:00 horas en la cadena autonómica de la Comunitat Valenciana, A Punt, han visitado nuestra fábrica de Jijona y han querido ver cómo está nuestro Bee&Bee, el primer hotel para abejas del mundo.

Imagen propiedad de Turrones Picó. Todos los derechos reservados.

Ha sido un placer acompañarlos para que las cámaras de televisión pudieran grabar tanto la fábrica como el hotel que se encuentra ubicado en el Pou de la Neu, un alojamiento rural de Jijona enclavado en lo alto del puerto de La Carrasqueta.

Ante la pregunta: ¿En febrero ya se elabora turrón de Turrones Picó?

La respuesta es sí. Aunque en España consumimos el turrón de manera muy concentrada en los últimos meses del año, en la mayoría de países europeos, e incluso en Estados Unidos y Latinoamérica, el turrón es un manjar que se disfruta a diario.

Pero ¿y qué pasa con nuestras abejitas? Bueno, al parecer, ahora es temporada baja para ellas y el Bee&Bee está preparándose para acoger al gran número de turistas que en unas semanas se dispondrán a alojarse en su interior para empezar a elaborar la miel, el alimento más rico y energético de cuantos nos da la naturaleza.

Nos hace mucha ilusión este momento, que se iniciará con el despliegue de la primavera, porque uno de los problemas que tienen las abejas es encontrar lugares seguros donde ubicar sus colmenas.

El cambio climático y la desforestación están provocando su desaparición, un síntoma claro de que debemos actuar ya si no queremos que el planeta cambie de manera irremediable.

La pasada Navidad, desde Turrones Picó lanzamos una campaña que llevaba como título Navidades Sin Turrón. Con ella nacieron nuestros Bee&Bee y queríamos poner de manifiesto que, si no reaccionamos pronto, muchas de las cosas que hoy tenemos como ‘naturales’ desaparecerán.

No somos conscientes de la capacidad de destrucción que tiene el ser humano. A veces pensamos que la naturaleza está a nuestro servicio y, en lugar de cuidarla, la destrozamos.

La única esperanza que nos queda es saber que, igual que podemos acabar con lo que nos rodea, también está en nuestras manos revertir la tendencia.

Es un poco tarde, pero estamos a tiempo si nos ponemos manos a la obra desde ahora mismo. Es importante que valoremos qué podemos hacer cada uno de nosotros en nuestro entorno más cercano.

Plantar un árbol, cuidar lo que comemos, evitar generar residuos innecesarios, colgar en nuestro jardín una de nuestras mazas refugio para que las abejas puedan crear una pequeña colmena…

Las opciones son muchas y, lo mejor, tienen consecuencias positivas.

Desde aquí hoy os queremos lanzar un reto: por cada mala decisión respecto al planeta que tomemos, tenemos que compensarla con otra buena.

Por ejemplo, si no nos queda más remedio que comprar fruta envasada, al menos tenemos que llevarnos una bolsa reutilizable, para compensar el exceso de plástico.

Si en nuestro trabajo derrochamos papel, cada miembro del equipo debería comprometerse, al menos, con el cuidado de una planta natural.

Podéis elegir la compensación que más os guste. La idea es que seamos conscientes de que todo lo que hacemos afecta a la naturaleza y, no tenemos un planeta B.

Y tú, ¿que  vas a hacer? Te leemos en comentarios!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

©Copyright Turrones Picó 2017.