¿Quién iba a decir que empezaría así el mes de abril?

¿Quién iba a decir que empezaría así el mes de abril?

Así es. ¿Quién nos iba a decir que empezaríamos el mes de abril confinados?El título de este post nos recuerda al lamento de Joaquín Sabina en aquella canción que parecía una quimera imposible.

Pues hoy, que empieza el mes de abril de 2020, todos tenemos la letra de este tema en mente: «¿quién me ha robado el mes de abril? ¿Cómo pudo sucederme a mi?».

Pues el culpables es un bichito microscópico al que los científicos llaman Covid-19 y el resto de los mortales Coronavirus.

Por su culpa, medio planeta vive confinando en sus casas mientras el otro medio se parte la cara luchando por combatirlo.

Sí, parece ciencia ficción. Lo bueno es que en el cine casi todas las películas acaban bien o, al menos, acaban con suerte a los 90 minutos.

A nosotros parece que nos queda un poco más y solo estamos a día 1 del mes de abril.

Aún restan 30 hermosos días por delante que, ojalá, vivamos a medio camino entre el aislamiento presente y las ganas de salud y libertad del futuro que se acerca golpe a golpe (como diría Serrat repitiendo al gran Machado en Caminante no hay Camino).

Hoy nos asomamos por aquí con la única esperanza de que todos estéis bien. Que los vuestros estén bien y que, cuando todo esto pase, todo siga bien.

Este virus está poniendo el mundo patas arriba. ¿Querrá mandarnos algún mensaje? El mundo, claro. No el virus, que ya sabemos que es silencioso y dañino.

Mientras lo vencemos, ya sabéis, os recomendamos que os cuidéis, os escuchéis, os mováis, os alimentéis bien porque, en realidad, nadie nos ha robado el mes de abril, solo nos han obligado a vivirlo de otra manera ;).

Muchos besos,

Turrones Picó 

Imagen propiedad de Turrones Picó. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

©Copyright Turrones Picó 2017.