Madre no hay más que una

Madre no hay más que una

La madre del turrón. Turrones Picó.

Madre no hay más que una pero turrones Picó, ¡todos los que quieras! Permitidnos el chascarrillo, para quitarle un poco de hierro al asunto…

Se acerca el día de la madre y este año nos pilla sin poder salir de casa. Es algo que suponíamos, dadas las circunstancias, pero es una pena.

Es una pena no poder felicitar a mamá en persona y no poder darle un abrazo. Seguro que muchos nunca nos habíamos planteado siquiera que esto pudiera ocurrir.

Ay, mamá! Esa mujer a la que tanto necesitamos y, a la vez, tantas veces ignoramos. No porque queramos hacerle daño sino porque es quien mejor nos conoce y eso, seamos sinceros, asusta.

Una madre es consuelo, es libertad y paz.  Una madre puede ser muchísimas cosas pero, sobre todo, es confort y es hogar.

Ese hogar que nos protege y al que siempre queremos volver, especialmente en tiempos revueltos.

Volvemos a mamá como volvemos al turrón cada Navidad, no solo por tradición sino porque nos encanta.

El turrón, como mamá, nos traslada a la infancia, a esas noches previas a la llegada de los Reyes Magos (sí, Papá Noel en nuestros años pueriles era un becario en el que no podíamos confiar aún), a esa manera dulce de arroparnos en la cama y a ese bocado de inocente despreocupación.

¿Sabíais que en Jijona existe un término turronero que denominamos la madre del turrón? Se trata de la mezcla de miel y almendras, que es la base más noble de nuestro producto.

Y eso es una madre: la base, la matriz, el origen.

¡Feliz día!

La madre del turrón. Turrones Picó.
Imagen propiedad de Turrones Picó. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

©Copyright Turrones Picó 2017.